Las áreas y el cambio

prediccion

 

La llegada de la Inteligencia de Negocio (BI) ha cambiado la forma de plantear la estrategia en las empresas desde la entrada del valor y la veracidad del dato, así como la selección de las fuentes de información que son las más importantes a la hora se seguir, sin dejar de lado los indicadores. La industria del turismo ha puesto la mirada en dos áreas: operaciones y finanzas. Sin embargo, el uso y empleo de un sistema de información en BI ha llevado a dar un giro completo a las empresas, no dejando la puerta cerrada a los departamentos de ventas, comercial y publicidad, que buscan en el dato y la fuente el valor de acercarse al cliente. En ese sentido, el acuerdo firmado el 25 de julio con RateGain permite ofrecer Inteligencia de Negocio (BI) en la nube, a través de la tecnología más avanzada del sector gracias al desarrollo de una plataforma a medida. La puesta en marcha y presentación de nuevos productos y servicios, la toma de decisiones y el concepto de destino inteligente no sólo son cuestiones para el Big Data o el análisis de grandes cantidades de datos estructurados y semiestructurados, sino para que los responsables se centren en elementos tangibles para el diseño de las mejores operaciones.

Hay que elegir y saber de dónde vienen los datos en origen. En esa analítica, la inteligencia creada por medio de la tecnología ha logrado centrar la vista y atención en una plataforma que responde a varios valores: flexibilidad, dinamismo, autoservicio y accesibilidad. En esos términos, el turismo se ha introducido en el Big Data y en el uso de sistemas de Inteligencia de Negocio (BI) en áreas tradicionales, pero también en las más innovadoras, adecuando la introducción de las redes sociales para la gestión de las relaciones con los clientes y la búsqueda de mercados que se adapten a las ofertas presentadas.

No sólo hablamos de Social Media, ya que una empresa de viajes, una sociedad dedicada a la hostelería o un negocio tradicional de turismo rural –de manera independiente- pueden tener acceso a un conjunto de datos para procesarlos y tomar decisiones de acuerdo a su tamaño y volumen de facturación, previendo una serie de acciones a corto y medio plazo. ¿Hablamos de Inteligencia de Negocio? Sí, pero de empresas diferentes, porque no es lo mismo una gran cadena de hoteles que una corporación que sólo cuenta con la posibilidad de cubrir 15 a 20 habitaciones. Aunque, en este caso, la tecnología como servicio, no tiene que mirar el tamaño, sino la eficiencia a la hora de generar una inteligencia para adaptarse.

Una mirada al Big Data

Kayak hace uso de comparativas (hoteles, avión, tren, etc). Ocurrió en el sector de los seguros, finanzas y en otros tantos que se han tenido que adaptar a la transformación digital de manera eficiente, no sólo por la competencia, sino por adecuar el puesto de trabajo, procesos y análisis del cliente en menos pasos y de manera más económica. Desde la llegada de la red, las estructuras organizativas líderes en el sector turístico han dejado la organización, oferta, mirar los precios y conseguir la mejor opción al usuario, siempre y cuando éste tenga tiempo y dedicación. En el caso de las grandes, que manejan alternativas para grupos y colectivos, la organización y lanzamiento es clave en el manejo de los datos, la forma de promocionar o el feedback derivado de cada acción en social media, al margen de las realizadas en el canal tradicional.

La Inteligencia de Negocio (BI) entra de lleno en los resultados, es decir, si el punto de partida es el correcto o conocer cómo está funcionando la puesta en marcha de las distintas acciones en el proceso de negocio. El caso de Kayak es la consulta en varias capas y obtener en cuestión de decenas o centésimas de segundo una respuesta adecuada que es además una posibilidad sugerente con multitud de opciones para una persona, grupo o empresa que emplea este servicio para ofrecerlo al cliente.

Por otro lado, en el apartado de la empresa, existe un análisis corporativo que lleva a conocer y a saber qué es lo que se ha contratado en el día, semana y de manera quincenal para tomar decisiones internas, donde se habla de accesibilidad, experiencia de usuario y cambios funcionales en la plataforma, al margen de la personalización de cuadros de mando para el equipo directivo.

En dos pasos

La profesionalidad y los expertos en la materia son una garantía en el desarrollo de integración de la opción en BI para una empresa que precisa de un servicio de consultoría integral desde el inicio hasta el final. Nos encontramos con la claridad de definir una serie de pasos:

  • ¿Qué es lo que deseamos medir?
  • ¿Cómo queremos interpretar la información, su valor y veracidad?
  • ¿Qué tipo de presupuesto podemos realizar en la creación de un sistema de Inteligencia de Negocio (BI)? ¿Nos vale uno ya creado?
  • ¿Cómo tomar las decisiones adecuadas en función de lo que vemos? ¿Intuición humana o tecnología a la hora de definir la estrategia para la corporación?

En turismo la competencia, oferta y posibilidades ha crecido, por lo que la audiencia, servicios y diferenciación son factores internos y externos que marcan el ciclo de ida de un negocio. Las grandes estructuras, como las cadenas hoteleras, tienen que hacer frente a una determinada base, por lo que deben de trabajar en la amplitud de cubrir todas sus habitaciones y generar una apertura de su sistemas a las centrales de reservas, que esperan ser el último paso para llegar a seducir el “sí” del cliente, que es la persona que busca en función de la “proximidad”, “oferta”, “precio” y “opiniones de los usuarios”. La Inteligencia de Negocio como sistema ha ayudado a entender de manera clara los comportamientos internos y externos, y no gastar tanto dinero como antes en procesos, tareas y campañas que no respondían a las expectativas deseadas.

#turismo #BusinessIntelligenceturismo #empleotic #seguridad #transformacióndigital #businessintelligence #bigdata #cloudcomputing

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Nueve − cinco =