La comunicación

Comunicación

En la gestión de procesos aparece la información, fuente, dato y la propia comunicación, que forma parte de la estrategia. Un ejemplo claro, cuando deseamos comunicar algo, se establece en el mensaje, procesos y el cómo, o bien, a quién, qué, cuándo, “por qué” y dónde. En esa idea, se hace la estrategia, pero también en el diseño de un cuadro de mando que ofrece la posibilidad de obtener el reporte de lo que ocurre en el pasado, presente y futuro, por medio de la medición de resultados y la optimización de los gráficos. La clave es saber qué es lo que deseamos recoger, almacenar, proteger y emplear en una reunión de trabajo con otros responsables de negocio, directivos y personas cercanas a la organización. En la construcción contamos con la posibilidad de acceder a una plataforma sencilla, eficiente y productiva, porque sabemos que estamos ante el reto de saber integrar e implantar una solución de negocio en el que los datos respondan a las 5V´s (variedad, volumen, velocidad, veracidad y valor). La comunicación, esencial en cualquier proyecto, forma parte del esquema y de la base de la estrategia de transformación digital de las empresas en su diseño. Todo sector, que está sumergido en el desafío de integrar a trabajadores, clientes, proveedores y distribuidores tiene que saber gestionar el derecho a la información y de la información, sin descuidar la protección de datos y las auditorías en materia de seguridad telemática, digital o corporativa.

El modelo de negocio necesitaba un cambio, comunicarse, gestionarse e informar de una manera acorde al tiempo que vivimos, donde el acceso a los datos se produce por medio de la conectividad de los dispositivos a una red para el intercambio de información. No es ni mejor es peor, es lo que ocurre cuando integras a más de 2.400 millones de usuarios que miran a una red donde contamos con dos escaparates: lo que se puede ver y lo que se intenta proteger. El hecho en sí no es una contradicción. ¿Cuántas horas estamos conectados a Internet? Y, en ese tiempo, ¿qué es lo que hacemos? ¿Cómo es el usuario? ¿Y el profesional? ¿Está todo mezclado? Son preguntas que tienen respuesta y, además, permiten crean el diseño de servicios, marca la experiencia de usuario y la posibilidad de mejorar los accesos, conectividad y usabilidad, por lo que estamos ante una base que permite la personalización de las generaciones que se van a incorporar al mercado laboral.

Millennials

Universidades, Escuelas de Negocio y el intento de entrada en el mercado laboral de una generación de personas capacitadas para desenvolverse en un mundo virtualizado y centrado en varios aspectos:

  • Usuario hiperconectado: dominio de todo dispositivo para acceder a la red, perfiles sociales, compartir información y facilidad en el reto de entender el trabajo desde la movilidad, donde las ideas se proyectan gracias a las herramientas tecnológicas. Una media de más de 10 horas conectado.
  • Dominio de las plataformas, diseño y programación: no se puede hablar de la totalidad, pero las personas más jóvenes redactan, comentan, se mueven en medios digitales y tienen la capacidad de observar el diseño desde la capa alta o más profunda, con la que mejorar el conocimiento de las herramientas y sistemas a disposición de los usuarios.
  • Idiomas y don de gentes: no tiene nada que ver con lo que nos ocupa. Sin embargo, al margen de conectarse a la red, acceder al sistema, saber emplearlo y transmitir el conocimiento, la necesidad de conocer idiomas como el inglés o chino mandarín son claves para las relaciones entre personas, sobre todo en un mercado de trabajo amplio en las áreas de dirección, ventas, marketing, comunicación o, principalmente, desarrollo de negocio, clave en la necesidad de captar fondos.
  • Una forma de acudir al trabajo diferente. El Millennial es una persona que se dice que “no va a pisar un banco en su vida” o “que disfruta del ocio sentado viendo un monitor”. También podríamos hablar de otros intereses, como el cuidado personal, el acercamiento a una serie de hábitos saludables o el consumo de productos bio, orgánicos o ecológicos, por poner un ejemplo.

Las instituciones públicas trabajan en el cambio de formación dedicada a los Millennials, que son la generación que venderá, comercializará y gestionará las tendencias de consumo del día de mañana. ¿Y saben el motivo? Porque son nativos digitales, por lo que el Big Data y analítica de precisión en el desarrollo de estrategias de predicción de datos será clave en su desarrollo cognitivo y profesional.

Estrategia

La comunicación, como hemos comentado, es clave en el desarrollo de la transformación digital que es la técnica, sistema y adecuación de las empresas a la propia digitalización y en el acceso a los datos, información y en la propia plataforma personalizada para la organización. El rol es muy claro, dominio del vídeo, perfiles en redes sociales, negociación y ventas, así como la posibilidad de trabajar en formatos sin demasiada complicación en la edición o montaje, al no ser que se busque algo más cuidado.

En ese sentido, el diario Expansión, por medio del artículo titulado “Las 7 competencias claves para la transformación digital” (Opinión de José Manuel Ramos Centeno, Director de Programas de Euroforum) ofrece, en su última recomendación, una valoración sobre la comunicación: “Actualmente hay un dialogo constante entre clientes y organizaciones, por lo que además enviar mensajes con forma de historias y alineados con nuestra actividad, debemos aprender a escuchar de manera multidireccional. Esta tarea comunicativa además involucra a toda la organización. Y como comenta Jesús Alcoba en “el reto de la transformación digital del talento” en el anuario AC/E 2015 sobre cultura digital: “El futuro será digital o no será, y cuanto antes las organizaciones alienten en sus profesionales el desarrollo de las competencias necesarias para enfrentarlo, antes aprovecharán sus beneficios y evitarán los inconvenientes de aproximarse con mentalidad analógica a un mundo que ya es esencialmente digital”.

Y aparece la Inteligencia de Negocio (BI) para acercar el canal y la toma de decisiones de forma real, necesaria y donde se desarrolla una consultoría de las capacidades del equipo en entender los nuevos retos de la alianza entre tecnología y resultados.

Big Data

¿Dónde se guardan los datos? En la Administración Pública, según el Informe Reina, existen más de 24.580 servidores instalados y un interés lógico en adecuarse a la ley y normativa en materia de privacidad, protección de datos, acceso e independencia en saber cómo se tratan, quién y los motivos. En el caso de la Agencia Tributaria (AEAT) cuenta con varios lugares de custodia y almacenamiento, uno en la calle Alcalá, otro en el Paseo de la Castellana y en la sede central de la agencia, pero con una interesante propuesta en la relación de los datos, es decir, en la posibilidad de realizar grandes consultas.

Estamos ante los Centros de Procesamiento de Datos gestionado por una Unión Temporal de Empresas (UTE), como es el caso de los concernientes a la Tesorería General de Seguridad Social y el acuerdo de empresas como INSA, GESEIN, Software AG y SIA, y los propios sistemas creados desde la Administración para facilitar –por medio de una interfaz gráfica de usuario- el acceso y consulta de los mismos, en función de las peticiones de información como hemos comentado. ¿Se hacen consultas de datos? Sí. ¿Se puede hacer a un módulo de análisis predictivo? Sí, pero el Cloud Computing es algo que todavía no está del todo integrado en la gestión de los servicios públicos, o bien, la posibilidad de contemplar el empleo de consultas por medio de una nube híbrida.

Por otro lado, las peticiones y demanda de trabajadores que sepan extraer el valor y veracidad del volumen, su variedad y por medio de programas que corran a una velocidad de consulta importante hace que se esté planteando un nuevo sistema de comunicaciones que permite fijarnos en el futuro de las relaciones entre personas físicas y jurídicas con la propia Administración.

Modelo de negocio

Siguiendo el esquema de las 7 recomendaciones en materia de transformación digital es viable hablar de trabajo y economía colaborativa. Fundamental en el cambio de cultura. El postureo y pose es una cosa, pero la profundidad es otro tema que logra que las cosas vayan en función de la definición. No todo se puede mover por inercia, a impulsos y en la pasión de la comunicación. La planificación, valor donde coincide con el equilibrio, logra fijarnos en dar el 300% en algo, en una venta o integración de proyecto. Lleva tiempo, pero es exigible, debido a tres retos fundamentales:

  • Aumento de la competitividad.
  • Facilidad de selección de proveedores.
  • Proceso de selección más duro, donde el cliente desea lo que se le ha prometido y con la atención a que el canal de discusión ha quedado abierto, y las opiniones importan y se consolidan rápidamente.

El modelo de negocio tiene que ser ágil y “correr” con la tecnología. No a cuestas, sino saber adecuarse a una serie de procesos donde la idea precisa de un análisis en las ventas a corto o medio plazo, ya que hay que facturar para seguir con el proyecto y, si lo permiten, la empresa. En ese aspecto, la comunicación forma parte de tener un acceso privado donde la dirección se comunica con los socios e inversores en un espacio virtual donde se firman los documentos sobre los que se discuten y las conclusiones. El análisis predictivo, empleado bajo el conocimiento, es la clave en el ahorro de numerosos costes que antes imputaban de forma directa en el presupuesto de las empresas e instituciones.

#empleotic #seguridad #transformacióndigital #businessintelligence #bigdata #internetofthings #analytics #digitalbusiness #cloudcomputing

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

18 + Ocho =